Representante del MIRRI valoró las colecciones nacionales de microorganismos

Representante del MIRRI valoró las colecciones nacionales de microorganismos

El científico y doctor portugués responsable de establecer la sede del Microbial Resource Research Infrastructure (MIRRI), de Europa, Dr. Nelson Lima, realizó una charla en Chile organizada con el Centro de Biología Traslacional (CBT) a través de la Red Nacional de Colecciones de Microorganismos y Algas, con el fin de fomentar la colaboración entre las colecciones nacionales y el MIRRI. 

El encuentro con el profesor se realizó el jueves pasado en la Facultad de Ciencias Biológicas de la Pontificia Universidad Católica (PUC), donde además expuso el docente de dicha universidad, Sylvain Faugeron, experto en genética de poblaciones marinas y ecología evolutiva. El Dr. Faugeron destacó la misión de la Red de Colecciones de Microorganismos y Algas -creada en el contexto del Centro de Biotecnología Traslacional (CBT)- de generar estándares y protocolos para el acceso, gestión, mantención, bioseguridad y custodia de las colecciones chilenas y de promover la colaboración entre las distintas instituciones que tratan esta materia.

La Red de Colecciones de Microorganismos y Algas responde a uno de los pilares estratégicos del CBT, que es la creación de condiciones habilitantes para el desarrollo y adopción de la biotecnología en Chile. Sobre los especialistas de alto nivel que conforman la Red de Colecciones de Microorganismos y Algas, la Subdirectora de Tecnología del Centro de Biotecnología Traslacional, María Paz Merino, señaló que “los profesionales pertenecen a algunas de las principales instituciones expertas e interesadas en las colecciones biológicas de MOs y algas en Chile, y esperamos ampliar su cobertura a nivel nacional”.

Para el profesor de la Universidad de Minho, uno de los atractivos más importantes de Chile, en el ámbito de los microorganismos, es la diversidad de éstos. “En Chile pueden rellenar una brecha de biodiversidad para nosotros, debido a que no poseemos en Europa el ecosistema tan extremo que presentan ustedes, que va desde el desierto de Atacama hasta el sur”, señaló Lima.

Desde la institución, también, ven viable la posibilidad de trabajar con las colecciones nacionales debido a que actualmente hay ciertos lineamientos con la estructura política y legal chilena, como pertenecer al Comité Ejecutivo de la Federación Mundial de Colecciones de Cultivos (WFCC) y al Comité Ejecutivo de la Federación Latinoamericana de Colecciones de Cultivos (FELACC), contar con el único  IDA (Autoridad Internacional de Depósitos para fines de patents) en Sudamérica, entre otros.

El trabajo del MIRRI

Los principales productos que ofrecen son la base de datos de investigación y los expertos, ya que cuentan con profesionales de alta calidad especializados en distintos rubros, como la energía, agrofood, healthfood y medioambiente, con lo que se busca aportar al pilar fundamental del MIRRI, que es la provisión y valorización de recursos microbianos y de biodiversidad. La conservación de éstos, además de realizarse a través trabajo colaborativo entre los científicos; se concreta mediante las siete áreas estratégicas que poseen, dado que en éstas hay proyectos que solucionan 8 de los 17 objetivos de desarrollo sostenible (ODS) de la ONU.

También el científico europeo recalcó la labor que tiene la institución de “ecosistema” entre las colecciones, instituciones de investigación y Biological Resource Centres (mBRCs). “Tenemos 41 infraestructuras de investigación que tienen, a la vez, 22 proyectos. Trabajamos todos juntos en una forma en la que hay mucha sinergia y complementariedad entre los distintos agentes. Nadie trabaja solo” comentó Lima sobre los proyectos.

En el MIRRI, es obligatorio ser inclusivo con todas las colecciones y a la vez, las colecciones siguen ciertos lineamientos en el tema de los estándares de calidad. También, quienes estén interesados en formar parte del MIRRI, lo pueden hacer en la web de la propia institución, que ofrece el financiamiento de hasta un 10% de cada uno de los proyectos que postulen fuera de la Unión Europea.